martes, 23 de septiembre de 2014

La vida es bella: el inicio

EL INICIO

Todo comenzó el día que descubrí cómo poner un roto a un descosido.

Collage 120x40
250 euros
Esta es la historia de un lienzo (él) que llevaba años dormitando en un trastero por tener un agujero en el centro de su cuerpo y la historia de una mujer (yo) que tenía un roto en el centro de su cuerpo. La mujer no dejaba centrifugar en su cabeza la imagen de aquel gran lienzo, alto y delgado, con ese roto: "algo tendré que hacer con él, no lo voy a tirar".

Una mañana la mujer se despertó y dijo "rosas". Llenaré el hueco con rosas... y es que los 35 kilos de esa pequeña fémina necesitaban desesperadamente volcar toneladas de belleza en su vida.

Como cada despertar dio las gracias por el regalo que le había dejado el sol en la ventana: un día más de vida y se fue a buscar las rosas.

Regresó como Caperucita con la cesta llena de rosas, escayola, látex, papel cebolla, tinta, colores, algunas poesías y letras de canciones. Seis mariposas revoloteaban sobre su pecho.

Con una pasión desconocida suturó la herida del lienzo con tres rosas y luego vino todo lo demás. Sin darse cuenta había comenzado a dar los primeros pasos de una vida nueva. Sentía que estrenaba existencia. "Empiezo a nacer". Físicamente era otra, emocionalmente era otra, espiritualmente era otra, artísticamente era otra y sus obras eran otras. Esta es la ópera prima de mi otra biografía, bajo la firma de mi otro nombre: Tunchi; su título "La vie en rose" de la colección "La vida es bella" ; porque realmente lo es, a pesar de los pesares.




3 comentarios:

  1. Genial historia! Me encanta el concepto y los cuadros!!!

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo y transmite paz. Hoy ya has dejado este mundo, maldita enfermedad. Un beso tocalla!!

    ResponderEliminar